sábado, 23 de octubre de 2010

Dedicatoria I

No hay verano
en que me duerma
sin soñarte un rato antes.

Ni hay invierno
más azul
que tus ojos navegables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada